the Kinks

the Kinks

jueves, 28 de noviembre de 2013

DON´T FORGET TO DANCE



Canción de belleza extrema, escondida en un disco maravilloso como es State of Confusion. Por Dios qué buenos son los Kinks, los Kinks no hacian canciones para flashear, los Kinks hacian canciones para incorporar a tu vida para siempre y así , en su eternidad, nos flashean. Por cierto, Ray es el Melody Maker. 
Hoy es nuestro 20 aniversario y esta canción era nuestra, teniamos 19 años y vimos a los Kinks un par de años después en primera fila, apuchurrados pero lo podemos contar a los nietos.Don´t forget to dance!

Atentos a su maravillosa letra:

You look out of your window,
Into the night.
Could be rain, could be snow,
But it can't feel as cold as you're feeling inside.

And all of you friends are either married, vanished,
Or just left alone.
But that's no reason to just stop living.
That's no excuse to just give in to a sad and lonely heart.

Don't forget to dance, no, no, no,
Don't forget to smile.
Don't forget to dance, no, no, no,
Forget it for a while.

'Cause darling, darling,
I bet you danced a good one in your time.
And if this were a party
I'd really make sure the next one would be mine.
Yes, you with the broken heart.

Don't forget to dance, no, no, no,
Don't forget to smile.
Don't forget to dance, no, no, no,
Forget it for a while.

Don't forget to dance, no, no, no,
Forget it for a while.

You walk down the street
And all the young punks whistle at you.
A nice bit of old,
Just goes to show what you can achieve 
with the right attitude.
As you pass them by
They whisper their remarks one to another,
And you give them the eye
Even that you know that you could be their mother.
You do the thing you love the most.
What separates you from the rest,
And what you love to do the most?
And when they ask me how you dance,
I say that you dance real close.

Don't forget to dance, no, no, no,
Don't forget to dance.



con mejor sonido pero infame vídeo

domingo, 3 de noviembre de 2013

MUSWELL HILLBILLIES (DELUXE EDITION-0CTUBRE-2013)

DE LOS KINKS LO QUIERES TODO

Aún recuerdo la increible edición de lujo del We are the Village Green que compré estando en Londres cuando salió , junto al libro sobre el disco en inglés de Andy Miller. Bastó esa compra junto al bellísmo recopilatorio de la soulera Betty Swann para hacerme feliz la estancia abriendo y guardando en la bolsa, desprecintando y leyendo notas de portada, imaginando en definitiva, ya que no tenía allí reproductor alguno de sonido, todo el oro que aquellas adquisiciones contenían.
Lo asoció con ese room downstairs de moqueta raída con vistas a patio de ladrillo Nick Drake en el Georgian House Hotel de Pimlico cerca de la Victoria Coach Station (muy recomendable)

Ahora le ha tocado el turno de pasar por el lujo a mi otro disco de los Kinks, ese que amo sobre todos los demás por algo totalmente personal, irracional y mágico: Muswell Hillbilies.
Lo tengo ya bien trillado y se pueden sacar ciertas conclusiones:
La tentación de no ceder ante la mercadotécnia encerrada en estos artefactos se resquebraja y caes como un chivo: hay menos de un 10% de goodies de las que había en las sesiones del Village de aquella mítica edición de la que he hablado, sin embargo se encuentra una perla que merece toda la inversión y que al final en tu estantería veas dos mil lomos con el mismo título.
Nobody´s Fool, la demo, es la razón de este desplegable de cartoncito, de bella presentación y potentes notas de portada del bueno de Daniel Rachel, conteniendo las fotos más hilarantes del entonces quinteto por las calles del North London con un catalogo de prendas setentonas de morirte de risa que ahora están de plena actualidad si te metes en cualquier tienda de tu ciudad.(todo vuelve)
Mientras tengas gafas para la presbicia, todo irá bien para su lectura: recuerdo cuando las letras de los libretitos de cd me parecía que contenían letras tan grandes como los carteles luminosos de Times Square...sweet memories.
En presentación le doy un sobresaliente pero no un 10 porque como la portada original desplegable del vinilo no hay nada, vayamos entonces al contenido sonoro.
El disco Uno es el disco, otra vez y además es Muswell Hillbillies un disco que siempre ha sonado muy bien o eso pienso yo, es una de sus caracteristicas: el brillo de las guitarras prodigiosas de Dave (en este disco firmó su POM como guitarrista versatil, alegre, uno de los mejores de la Historía del Rock, hay arpegios que Johnny Marr de los Smiths casi los calcó) el tremendo sonido de la batería de Mick Avory ( fundamental ), Dalton y sus monumentales notas de bajo, los teclados celestiales de John Gosling ( menudo tapado, menudo genio, fundamentales de nuevo) y esa voz temblorosa y emocionante del Ray eternamente inspirado. 
En fin MH es un disco de sonido directo, de sonido natural, perfecto y además tiene sección de vientos , la gran Mike Cotton Sound que le sienta a los Kinks como los arreglos de Toussaint a The Band en el Rock of Ages y en Life is a Carnival. 
Todo está ya dicho de él en el serial con el que comenzó el viaje de este Kinkdome Come, canción por canción, al que os invito dando marcha atrás si no lo habéis leído porque en él eché los restos y toda la pasión posible.
 ¿Qué si suena mejor que la anterior edición en cd? Creo que si pero seguramente será cuestión de que le han dado más volumen , como siempre.

El disco extra es lo que nos traía locos a los kinkmaniaks y éste comienza con:

Lavander Lane: curioso auto-homenaje con los acordes de Waterloo Sunset pero como si Terry and Julie fueran de la Big Easy, es decir del mismo centro de Nueva Orleans y estuvieran pasando un puente del Mississipi; así describiría esta preciosidad en la onda de lo que Ronnie Lane aportaba a los Faces y así mismo. Nueva Orleans es la madre de todo lo que nos gusta, don´t think twice, allí nació la música. El temblor de Ray es tan teatral que conduce el cuento de la pequeña callejuela llena de perdedores working class a zonas de héroes.
Two la di dahs, ¿a quién se le puede ocurrir cosa tan bonita y musical para componer? Ray Davies.
La decadencia, la felicidad en la que se mantienen compartiendo entre ellos, los miembros de la clase dejada por el poder ( la mano de Dios) Como les derrumban los barrios para meterles en cajas prefabricadas todas iguales, el tema central del disco y sin embargo, quedó injustamente también fuera. Quiero pensar que se descartó por Ray porque se reitera el tema central del disco pero la verdad es que Lavander Lane es de cinco estrellas.Saber contar y escribir, criticar y ser un gentleman a la vez:


In the great London Council a decision was made 
By the bright civil servants and the people in grey 
They sent all their navvies with their buckets and spades 
To knock all the houses down in Lavender Lane 


Lo cierto es que ellos no sabían que habría un Katrina muchos años después y que estos blues norteños londinenses llenos de second lines de Louisiana estarían vigentes en esos cantes de ida y vuelta que hace componer cosas sin fecha de caducidad y unidas al tronco del ser humano.

Mountain Woman:más de lo mismo en letras pero con gracía, la pueblerina a la que las Hidroeléctricas le compran el terruño para hacer apartamentos. El orgullo montañés se cura con dinero. La verdad es que Lu el otro día dijo en un comentarió que con Randy Newman se rie a carcajadas, con Ray yo también: ellos dos y Warren Zevon tres, son los más corrosivos humoristas sociales que has dado el rock.
El riff de Dave me encanta y para nada es una canción menor. Está además oída porque ya estaba en la anterior edición como también...

Kentucky Moon: echando cuentas es quinta de los primeros discos en la Warner de Randy Newman y es que es puro Randy Newman. Una de dos: o Randy tiene en sus dedos el corazón de New Orleans cuando toca el piano y es por eso la relación instantánea o a Ray le encantaba Randy. Me adhiero a lo segundo, su homenaje al genio de Sail Away, pensemos en su live y el Yellow Man y esas guitarras que Ry Cooder metía a alguno de sus temas.Ray tenía en el plato sin parar de sonar el 12 Songs, disco del año anterior, estoy de ello muy seguro y de ahí nació la fantasía de hacer su propio catálogo de personajes cockney a ritmo de ragtime dixie.
La prueba , la subyugante, sureña y atractiva Kentucky Moon.

Nobody´s Fool: ¿Cómo pudo quedar fuera esta maravilla? ¿Cómo privarnos de versos tan sublimes y llenos de londonness como éste con el que comienza? Si conoces los lugares y piensas en ellos te recorré un escalofrio. Se la vendieron a la serie de TV Cold Turkey saliendo como 45 rpm, siendo la ahora publicada la demo.


From the bright busy streets of the Charing Cross Road
To the dark little alleys in old Soho
From the smart noisy clubs where everybody goes
To the dark little streets that nobody knows

Un simple recorrido para ilustrar la soledad entre el bullicio, esa en la que se vió sumido Ray Davies ante el Swinging London del que pasaba como una vaca refugiado en la aldea del Norte de la ciudad. Sin embargo , no es tan tonto para dar muchos datos más y la convierte en su generalidad en un himno del individuo frente a la masa que no le reconoce y que va a lo suyo sin importarle lo que pasa en la vida de los demás. 
Esta jewel of the crown , esta balada de piano hubiera quedado de lujo un poco más arreglada ( con violines!!!!) dentro de la secuencia del disco original. Sin embargo, Oklahoma U.S.A. cumple ese requisito con creces y pueda ser la razón de que ésta hermana pequeña no le hiciera la competencia. Además estaba el tema de la serie de Televisión.
Hazte con la deluxe auqnue sólo sea por este momento: inolvidable, emocionante, de llorar.

Y hasta aquí hemos llegado, el resto es para kinkfreaks porque son versiones alternativas, por cierto muy muy hermosas, la de Uncle Sun destaca entre ellas porque es una canción infravalorada. También hay algún intrumental prescindible como Queenie que es más un precalentamiento para después tocar sobre alguna idea interesante que salga del mismo, ahí se quedó.

Las eternas versiones live de canciones del disco en la BBC , ya les vale...con su sonido guarrete característico pero con mucho encanto que en definitiva convierten a esta edición en otra pieza más en nuestra vitrina de trofeos de la BBBE ( Best British Band Ever), los Kinks. 
No podemos reprimir nuestro amor por ellos porque ellos nos dieron todo el suyo y llegamos a comprar lo que ya tenemos aunque sea sólo porque el satinado de la portada está virado en otros colores.
Si no lo tienes, estás de suerte, porque ahora si que se ha hecho justicia a Muswell Hillbillies y s epuede conseguir a un precio muy bueno.


Aqui el single de la serie, si alguien lo tiene dos veces se lo compro.



Aquí su  "Mississipi Sunset"

miércoles, 16 de octubre de 2013

SOAP OPERA POR CHALS DE ON THE ROUTE

Tenemos el honor en el Kinkdom de contar con la colaboración de mi amigo Chals del blog On the Route que ha tenido la suerte de caer rendido a los pies de los chicos de Muswell Hill durante este año de 2013 siendo como es un melómano tremendo. 
Y como dice el refrán "nunca es tarde si la dicha es buena" como podemos comprobar en este magnífico texto en el que por arte de magía asimila la esencia de una época denostada y llevada al cajón de saldo durante muchos años pero apreciada por kinkys like us.
Para algunos, me consta ésta es su obra cumbre, para otros entre los que me incluyo un capítulo fascinante, otro más , como todos los de este grupo eterno y sagrado.(No han hecho un disco malo ni queriendo)
Gracias Chals por prender la mecha del Kinkdom de nuevo. Esto tiene que marchar y es obligación de los lectores comentar y dar vidilla a esta casita de chocolate ajena al mundanal ruido del hype y de la velocidad de las publicaciones discográficas actuales. Aquí se viene y se entra a tener un Holiday Romance, a vivir en un eterno serial del que es imposible desengancharnos.



Menudo disquito, pensaran algunos, que he elegido para mi primera reseña del descubrimiento del año. Pues sí, así es, no hace falta que me recordéis cuantas estrellitas marcan sus discos desde el 65 al 71, cada rosquilla es impepinable, hasta ahí llego, es más, entre mis favoritos kinkianos a la cabeza se encuentran Something Else, The Village Green Preservation, y Muswell Hillbillies, lo digo a falta de adentrarme con conocimiento de causa en la intimidad de Lola, pese a que Strangers ya es una de mis canciones preferidas de los Kinks y de mi vida, y en el mundo de Arthur. Tenía ganas de explayarme con The Kinks presents a Soap Opera
Primero y fundamental porque ha supuesto mi romántico encuentro con los Kinks en formato vinilo, además comprado como antaño, sólo por la portada, pues los ríos de tinta vertidos sobre este disco no son muy alagüeños. 
Segundo porque desde el minuto cero nada de lo leído ha tenido ya sentido, ni hay más music-hall, ni menos rock'n'roll que en sus anteriores discos, leyendas urbanas, sólo añadidle unos coros de más y pequeñas narraciones entre alguna canción. Pero un disco totalmente de los Kinks con todas sus virtudes, defectos aún no le veo, estoy en el subidón. 
Y tercero, porque a nivel lírico es perfecto y medido al milímetro desde la primera hasta la última canción. Después de adquirir el vinilo en la histórica y siempre eterna Harmony de mi ciudad (momentos de publicidad gratuita necesaria, no todo tenían que ser fnacs y amazons) me imprimí todas las letras para darme un baño costumbrista dominguero en toda regla, algo que no hacía desde el Tempest de Dylan, aunque lo que aquí es analógico romanticismo, en el caso del maestro fue más un andar descalzo en procesión con la cofradía del Santo Bardo, una cuestión de fe que le debía y que finalmente corroboró su grandeza. A partir de aquí, y hecha ya todas las presentaciones pertinentes, Dios salve a los Kinks! y a los Hnos Davies!. Como contaba, Soap Opera es un disco que consta en los anales preiodísticos como la obra que cierra su etapa teatral y supuestamente, repito supuestamente, uno de los momentos creativos más bajos de la banda británica. Unos segundos de silencio para la reflexión. Prrr! un petorrillo dedicado a los reseñistas inmovilistas y oficiales de la prensa. Olvidaros de los pichaflojas y los todomúsicas del montón, esta es la reseña que vale ahora mismo, al menos para mí, hecha del tirón y con la aguja embadurnando las paredes de mi casa de maravillosa analogía mientras me repaso de pe a pa las lyrics. Tengo que confesar que esta seguridad textual ha sido reforzada gracias al grupo de Fans de los Kinks, pues el día que colgué un video con cierta inseguridad, algunos ilustres eruditos y grandes conocedores de la banda apuntaron la referencia en lo más alto y refrendaron la propuesta, cosa que me alivió. 
En esta Soap Opera están todas las virtudes de la música de los Kinks, music-hall y rock'n'roll a raudales, hay momentos banda sonora televisiva y narraciones entre canciones, baladas para derretir, algo de blues de cajón, y un mapa lírico complejo donde creo, hipótesis al canto, que Ray Davies ahonda en su psyque hasta niveles insospechados aprovechándose del ordinario Norman, el personaje mil veces víctima de la negra ironía de la que hacen gala, para sacar a colación alguno de los clichés y estereotipos de la farándula, del que puede que él mismo fuese víctima, y sin dejarse de lado la vida ordinaria tantas veces dibujada en sus canciones, sólo que esta vez no es Ray Davies el que habla. 
Kinky Stardust
Guía rápida del Culebrón: Everybody's a Star presenta a Starmaker con ese riff reconocible a la legua, es la arquetípica estrella del rock, el sueño húmedo de cualquier melómano. Busca infiltrarse entre la muchedumbre ordinaria, quiere alimentar sus canciones de esa esencia costumbrista, algo por otra parte muy Kinks. Y a ritmo de doo woop añejo y casposo, eso sí, atención a esa línea de guitarra de Dave Davies acompañando la melodía, Starmaker llega en Ordinary People hasta Norman, soez y ordinario, perfecto, ocupa su lugar, se mete en su horrible pijama y se tira a su mujer por amor al arte, una canción en la que Ray Davies muestra los sueños húmedos y frívolos, y el ego de la estrella de rock con derecho de pernada, una autocrítica feroz a la farándula. A veces tengo la sensación, un a riesgo de equivocarme, que Ray Davies desea materializar los deseos de muchos de los artistas que a lo largo de sus carreras y hartos de la vida en la carretera, han confesado en alguna ocasión echar de menos una vida familiar y enraizada, así que con el boogie-rock'n'roll t.rexiano de Rush Hour Blues, Ray Davies mete a Starmaker en esa realidad de la workin class. El despertador por la mañana, el bus, llegar al trabajo puntual, Starmaker siente ese cosquilleo de la novedad, esos ordinarios elementos que su vida de estrellato le niega, pero la alegría le dura bien poco, empieza a sentir a sus espaldas el peso de todo aquello de lo que habló en sus canciones, musicalmente Nine To Five es una balada de las que Davies hace para enmarcar, es la vida real y duele. Me imagino al "verdadero" Norman riendo desde su escondrijo mientras suenan When Work Is Over, Have Another Drink (reiros de ese Hey Ho famosito) y Underneath the Neon Sign (en la edición vinilo), llega la autocompasión, la estrella del rock sólo puede desconectar sentado en la barra de un bar, o quizás pueda autoengañarse con un desliz en vacaciones, una Holyday Romance, que le haga sentir de nuevo ese gusanillo, puede que sólo le quede autoconvencerse de que la vida diaria es perfecta en esas pocas horas después del curro, dejándose mimar por su mujer en You Make It All Worthwhile con esos pequeños placeres que brinda la vida casera, un sabor, un olor... Pero esos pequeños detalles que desde fuera hacían que Starmaker viera la vida ordinaria tan atractiva, empiezan a volverse en su contra, la paranoia empieza en Ducks on the Wall, una canción divertida y surrealista donde esos patos pintados en el papel le recuerdan el costumbrismo cruel al que está sometido. La parte final del disco no la podía haber resuelto mejor el Sr.Davies con la espléndida balada A Face in the Crowd, y la muy Ronnie Lane You Can't Stop the Music, dos maravillas de canciones, mis preferidas del disco. Starmaker empieza a echar de menos ser estrella del rock, quiere huir de esa vida, pero quien es él en realidad, ¿verdaderamente es él Starmaker? ¿o es Norman escapando de la realidad utlizando un alter ego? vale, Norman-Starmaker, dos caras de una misma moneda. Quizás no importe demasiado si unas estrellas del rock se van u otras vienen, quizás no importe demasiado quien es verdadero y quien no lo es, quizás la verdadera importancia resida en la música, la auténtica ganadora, la que sobrevive eternamente por encima de Normans y Starmakers. El culebrón kinkiano descubre con sorna los egos que pueblan el stablishment discográfico, podría ser la parodia de Ziggy Stardust, donde Norman podría representar perfectamente ese oficinista Respectable Man venido a menos, hasta las trancas de Alcohol en un bar obrero de Muswell, el tipo que se quedó en casa observando la vida pasar por la Waterloo Station, mientras seguramente su mujer se la pegaba con otro. Pero intentando pensar como piensa Ray Davies, una experiencia mística lo sé, veo la historia de un tipo que plantéa la venganza perfecta para el creador que tantas veces le utilizó y le mete premeditadamente, y con el ego por coartada, en una de sus propias historias llenas de sarcasmo e ironía bajo el nombre de Starmaker. Genial.
Sería perfecto, a no ser por una temática ahora anacrónica difícil de extrapolar a nuestros días, ni la farándula es la que era entonces, ni nosotros podemos considerarnos ya workin class. Pero sí veo mucho de las redes sociales en esta bipolaridad Norman-Starmaker (toma pirueta). En cierta manera nos proporcionan el telón idóneo para construir nuestro Starmaker, que no quiero decir falso, me decanto más a una proyección de nuestra mejor versión, o aquella que queremos que los demás vean, o la que nos gustaría ser, fotos, videos y frases recurrentes, cualquier cosa que haga crecer ese aura a nuestro alrededor, aunque de manera tajante se desvanezca a la mañana siguiente cuando el mundo nos espera de nuevo a la puerta de nuestras casa.
No considero este disco un punto bajo a nivel artístico, para nada, además viendo algunos de los videos de las presentaciones de la época no es la sensación que da, los Kinks están en plena forma, van a su rollo, como siempre, si que puede que den un paso atrás partiendo de la fama y dirigiéndose hacia un estatus de artista de culto, que no a efectos de calidad, una guinda a toda una década dejando obras maestras del costumbrismo inglés, y por extensión de la propia historia reciente del hombre contemporáneo occidental, de haber sido historiador, Ray Davies sería el number one. God Save The Kinks!.




http://www.routeamericana.com/

martes, 24 de septiembre de 2013

LOS KINKS DE NUEVA YORK


The magic boys:L.S
Siempre lo he tenido muy claro, si se trata de hacer un pasatiempo de flechas para relacionar grupos de ambos lados del Atlántico, en el capitulo años sesentas, mi trazo iría directo desde Muswell Hill al Lower Manhattan , en esa dirección.
Realmente hay cosas que no se explican y es cierto que las bandas folk-rockeras estadounidenses siguieron la beatlemanía o la British Invasion y , en concreto, la que estaba capitaneada por John Sebastian (gafitas redonditas John Lennon incluidas) también.
Hay dos detalles importantes en los Los Lovin´Spoonful que no tenian los Turtles o los Byrds: su pasión por la old time music, la jug band, esa de los kazoos y la fanfarria a trote de banjo, muy sencilla casi para niños y su carácter de city band muy de la Gran Manzana pero demasiado soleada como para no parecerte a la vez de cualquier pueblo campero de Oklahoma.
También es visible la cultura que vivió de primera mano el amigo Sebastian dentro de la escena del Village y los grandes, grandes Ochs, Hardin, Dylan, Fred Neil donde los versos eran literatura universal.
El caso es que hay muchas similitudes con los Kinks por su carácter de outsiders dentro de la tribu cool del momento, con éxitos en listas potentes pero marcados por la competencia reinante en aquellos maravillosos años.
Y luego está su dulzura y sabor melódico, lleno de eterna nostalgía encapsulada para la eternidad, líneas descendentes y marcadas de bajo y estribillos pegadizos que no pegajosos como los de nuestros londinenses favoritos.
Si existe un disco donde podemos desarrollar mi teoría en la práctica es con su magnífico vinilo The Best of que acaba de ser reeditado en 180 gramos y que suena que "no hay palabras" como el Arthur en la edición de la mono box. Y mención especial a su portada eterna de la que siempre quiero hacerme una camiseta.
Ambos combos describieron sus ciudades con más naturalidad que los demás, siendo bastante más realistas, de paseo dominical costumbrista, verbo llano y escasa psicodelia. Ahora que lo pienso y los escucho, son los Beach Boys los que diseñaron todos los patrones y dieron sol a todo el pop que nació en esa otra línea trazada  L.A.-Liverpool.
Como los Kinks , los Spoonful eran una banda que no pensaba demasiado en presentarse como innovadora sino en tocar canciones, sin muchos otros efectos electrónicos que no fueran los de la la formación básica de 4 músicos pero siempre había un banjo por ahí. Si había una ola de calor te componían Summer in The City, ahí es nada y número 1, oye, así de simple, así de difícil, justo como los Kinks.
You didn´t have to be so nice tiene un comienzo tan Kinky , tan Autumn Almanac o Rain on the Roof con sus toques isabelinos que podría estar en el Face to Face o viceversa.
Ellos, los Spoonful,  configuraron para siempre el sonido de la Big Apple(Paul Simon adoptó sus tonadas y el estilo vocal de John Sebatian, Rain on the Roof de nuevo) como los Kinks el de la vieja capital del Imperio.
Eran unos músicos extraordinarios y es una pena muy grande que no dieran el paso a los setenta juntos en su formación básica original como sus colegas ingleses porque hubiera sido muy interesante: murieron con el sueño de la década pop y representaron la magía del rock and roll como su celebre y bellísima canción.
Zal Yanovsky es un guitarrista inmenso y no suficientemente valorado en la Historía del Rock ( como Dave) ya que los guitarras tipo Curtis Mayfield ( los que lanzan flores a las melodías) no tienen tanto seguimiento como aquellos que se plantan frente a la melodía para destacar su inevitable ego.
Steve Bone y Joe Butler, la sección de ritmo , precisa y alegre, fundamental para su sonido.
John Sebatian y Ray Davies eran los campanilla de ese cuento, llegaban con su varita y zas: tenías otra gema eterna , esa que rara vez llegaba a los tres minutos pero que era suficiente para desarrolar melodía y arreglos. Nashville Cats o Muswell Hillbillies, ambos auténticos pioneros que dieron con el molde en el que toda canción perfecta se debe facturar. Do you believe in magic? Yes.
Sinedo kinky no puedes de dejar de ser spoonfuliano y de esa manera seguir el trazo de los cantes de ida y vuelta que es de donde todo lo que nos gusta proviene, por eso somos todos un poco outsiders, como ellos lo fueron.

¿Es un planteamiento muy descabellado? Participen, por favor, el Kinkdom vuelve a chutar.



lunes, 20 de mayo de 2013

KINKY GOODIES

De noche todos los gatos son pardos
Para aligerar un poco tanta letra junta , iniamos la sección Kinky Goodies. No hay grupo en la Hstoria del Rock con tantas canciones geniales sueltas por ahí, en caras b o en discos recopilatorios extravagantes.
Nos vamos incluso a sorprender hasta los kinkmaniakos.
¿No es este diamante una joya maravillosa? Cómo dice gorgeous! Letra sublime, por cierto. Yo creo que con Bob , Ray es el mejor escritor de letras de canciones, sin duda. Su retranca, su humor y su verdad.

Who cares if you’re jewish,And your breath smells of garlic,And your nose is a shiny red light.To me you are gorgeous,And everything’s right,When I turn off the living room light.Your clothes are old-fashioned,Your knuckles are bony,Your hair looks a terrible sight.But I don’t have to see you,The way that you are,When I turn off the living room light.When I turn off the living room light.I don’t have to see you,The way that you are,When I turn off the living room light.Well it’s not that you are ugly,And I’m not being cruel,It helps me to relax, dear,It helps to keep me cool.Now I am not intending,To make you feel ashamed,What’s wrong in me pretending? ’cause you can’t help being plain.Your nose may be bulbous,Your face may be spotty,Your skin may be wrinkled and tight.But I don’t want to see you,The way that you are,So I turn off the living room light.We don’t feel so ugly,We don’t feel so draggy,We don’t feel so twisted up tight.And we don’t feel as ugly as we really are,When we turn off the living room light.When we turn off the living room light.We don’t feel as ugly as we really are,When we turn off the living room light.


miércoles, 15 de mayo de 2013

MUSWELL HILLBILLY

Orgullosos y felices en la tierra media de Londres: Muswell Hill
Los finales de los discos son fundamentales. Tienen que conseguir que pongas de nuevo la aguja en la cara A desde el principio,  para llegar de nuevo al final.
Si hay un cierre emocionante ese es el de Muswell Hillbillies, con su Hillbilly singular,  una recapitulación, orgullo de clase, un sentimiento muy mod.
Desde luego que para un servidor pertenece a una selección de isla desierta tanto dentro del rico cancionero de los dandis de Londres como del de cualquiera.
No sé que tiene, que alguién me lo cuente con una mayor objetividad,  pero me salen chiribitas del corazón: es una de esas canciones perfectas de recapitulación, atrás los problemas y venga a tirar para adelante, que la vida es bella pese a todas las putadas que conlleva, con aceptación de lo que uno es, de su padre, de su madre, de su pueblo o de su barrio o de su propia relocalización en otro lugar ( con los marcos de fotos y souvenirs) pero no de Oklahoma ni de Nueva York sino de Irala o Vaciamadrid.
This is where I belong , podría ser la frase que resume la saga kinky, su filosofía es nuestro credo, I´m white, (no position) but I´m proud.
Es mi favorita, incluso por delante de Oklahoma U.S.A. y digamos que es lo más parecido a un orgasmo que conozco. Cualquier cosa del llamado prog rock de la época era un mal polvo.
Para que una canción te eleve tiene que tener el truco del fade in-fade out, de subir una octava más la voz en la siguiente estrofa y cambiar de nota, tiene que que acompañarse de una buena voz trasera (Dave estupendo Dave) y de unas notas de órgano que hagan de colchón mullido y una batería que vaya a lo suyo , a aumentar el ritmo cardiaco que produce la mezcla de la compasión y el orgullo.
Still I dreeeam bout these black hills I´ve never seen, forzando la voz hasta el infinito. Y es que nunca conoceremos California, Teenesse, Virginia pero las conocemos casi mejor que sus lugareños, gracias al milagro de las grabaciones de rock and roll y luego el efecto espejo, ahora conozco Muswell Hill y para mi son las black hills de esta canción de mi songbook.
El riff de banjo bluegrass hecho con la eléctrica de Dave es monumental, más cercano a los Byrds que a cualquier grupo de moda del West End.
Insisto, el hecho de partir de la desgracia para salir fortalecido , no olvidemos que les han desahuciado de sus casas para colocarles en la barriada, para que dejen su acento barriobajero y abandonen sus malas costumbres pero ellos se marchan allí como pioneros del viejo Oeste. orgullosos de sus imperfecciones, de lo que les distingue, con resignación pero con futuro.
Los Kinks dibujaron un viaje de montaña rusa alucinante donde el catálogo de emociones se presenta a ritmo de hillbilly , donde la englishness pervive pese a los elementos importados y de esa manera crearon una Tierra Media donde la existencia es humana e incluso el rock and roll no es de marca.Inmortal Muswell Hillbilies, God save Muswell Hillbillies!

Nota: Amo profundamente este disco y tengo la suerte de que este serial no acabe aqui porque los dos temas extra de la reedición en CD son de aupa el Erandio y los pienso comentar.
Por cierto,  si Fakeband , los de Getxo, hacen una cover de este tema algún día,  que me lleven un desfibrilador, es exactamente el sentimiento que vi es su POM de 2011, Too Late Too Bad.

Y ¿qué voy a hacer cuando no vea a Rosie Rook con sus ojos sangrientos de alcohol, cuando acabe con M H. y no sepa por donde seguir?



martes, 14 de mayo de 2013

UNCLE SON

Hay algunos hombres buenos que decían Los Rodriguez. Haberlos hailos pero Uncle Son además de un hombre bueno era un tipo especial, una especie que desaparece y que los Kinks ya avisaron de su peligro de extinción. Interpreto esta estupenda canción como una oda al trabajador artesano, al que emplea las manos y transmite en las cosas que fabrica su mundo interior,  sin perder el tiempo en contárnoslo y en vanagloriarse por ello.
Y volvemos de nuevo al manifiesto comunista de taberna que es lo que es Muswell Hillbillies , a la compra indecente de nuestros tiempos con falsas promesas y a ese punto delicioso donde los haya en que los Kinks se parecen más a esa otra banda que para mi son santo y seña, The Band (de hecho, pensé , en un primer momento, en crear un blog llamado Kindom Come, con d en vez de con k, para albergar un blog temático de ambas bandas, con más puntos en común de lo que puede parecer )
Esos personajes,  sureños en la voz de Levon y aquí inglesitos proletarios, son exactamente iguales: fancy words don´t suit them, los politicos , los sindicatos, les utilizan, hablan con desparpajo en su  nombre pero no les representan, no les defienden, están decepcionados porque lo han dado todo y les quitan lo poco que tienen. Me viene a la cabeza la maravillosa Working Man Blues 2 de Bob Dylan  y The Factory de Bruce y las emparento también con Uncle Son, de alguna manera son temas universales que te atrapan en cualquier momento porque nunca se pasan de moda.
Este country-waltz sencillo bien podría estar en el Brown Album de Robertson y Cia., haced la prueba imaginaria de poner las voces de los tres ángeles sobre Uncle Son; sin embargo, la canción más americana de un set repleto de formas americanas y basado en un genial juego de dobles nacionalidades, no deja de ser más británica que la salsa HP.
Teniendo en cuenta que el segundo trabajo de The Band se publicó en 1969, estamos en presencia de una prueba irrefutable de la brutal influencia en los roqueros de la Pérfida Albión, desde los Beatles hasta Clapton: todos hartos ya de tanto blues rock ,  solos, psicodelia y fuzz soñaban con llegar a las cotas de esa absoluta obra maestra, un tsunami que barrió estructuras. Un carpintero que llego haciendo escaleras como la de Juan de la foto. Los Kinks ya habían hecho antes esa contrarrevolución por eso les encajó la moda The Band como aniño al dedo pero nadie les entendió antes, por eso son tan nuestros y les queremos tanto.
Si , está claro, ahora lo veo, el disco marrón de los canadienses aunque en su primer intento lo iban a llamar Harvest ( tiene tela lo pequeño que es el Mundo y las buenas ocurrencias a las que siempre se llega) se podría haber titulado Woodstock Hillbillies.
El sonido orgánico de pan recien hecho con horno de leña perfumada en los viejos blues y gospel eternos, esa ruta sagrada que va de la Basement al Wesley Harding, de Gordon Lightfoot al Brown Album o al Liege & Lief...cuánta dicha trajo al Mundo para el deleite de nuestras alma.
Algunos hombres buenos como Uncle Son fueron los que lo forjaron volviendo a honrar al pasado con espíritu aventurero lleno de rockandroll, un retorceso a la tradición mirando hacia el futuro para hacerlo siempre presente ya que los ciclos de una civilización basada en un cultura son harto difíciles de cambiar.
El tío Son que no Sam , lleva un traje de segunda mano como los que vestía todo The Band pero conoce su oficio porque sigue unas normas simples y austeras.
El tío Son que no Sam , no cree en tierras prometidas, cree en lo que toca y en que no le queda más remedio que trabajar para vivir  y entonces, ¿por qué no hacer las cosas bien y disfrutar de lo que a priori supone una condena?
Por eso y por muchas cosas más,  Dios te bendiga Tío Son, cuando llegue la revolución, descuida,  que no te olvidarán mientras tanto ahí te las compongas.
En serio ¿se puede ser más actual?
Ahora entiendo el porqué de haberme atrincherado en Muswell Hillbillies, es como mantenerme informado de lo que importa, abstraerme de los ruidos periféricos. ¿Se hacen letras y canciones como está? Yo creo que no, sólo los grandes ( Len , Bob , Neil , Newman), quedan pocos, disfrutemos de ellos, aman con su corazón y hacen canciones con las manos justo como Uncle Son. Dios te bendiga Tío Son.

Este comentario se lo quiero dedicar a mi amigo Juan, de Logroño,  que es carpintero y works in his hands y hace escaleras tan bonitas como esa.



domingo, 12 de mayo de 2013

OKLAHOMA U.S.A.


IF LIFE IS FOR LIVING WHAT´S LIVING FOR

Todo tesoro y Muswell Hillbillies lo es, tiene una joya pequeña pero preciosa que resalta entre las más pomposas, todo disco clásico tiene su milagro. No tengo palabras para describir la belleza infinita de Oklahoma U.S.A. , en todo. 
Es esa especie de compresión de la emoción en unos golpes sencillos de cuerdas bajas en bending, en unas notas de piano bar romanticonas y una hermosa acordeón: la mezcla produce congoja y una dulce voz, la compasión por el personaje. Una estrella luminosa en todo el firmamento que quizás sea la mas pequeña pero ahí está para alumbrarnos, de vez en cuando. Se podrían decir auténticas horteradas sobre esta rosa púrpura del Cairo y lanzarle infinitos piropos al viento o se podría definir con ella los momentos mágicos de una larga vida. No me iba a poner rojo, lo siento, amo demasiado Oklahoma U.S.A.
Muswell Hill tiene su teatro Odeon, lo ví , junto a Broadway, tiene coña, la calle ancha, la de la M H Bookstore, la que si tiras hacia adelante y tuerces a la izquierda  va a dar con Fortis Geen, es decir , toda la tierra santa kinky.
El caso es que siempre lo relacionaré con aquel paisaje urbano y eso que ya no es lo que era, entre otras cosas por lo que se denuncia en este disco pero, sin embargo, el barrio londinense norteño retiene muchísimo de su encanto, es de visita obligada para todo fan de los Kinks que se precie y así entenderles mucho mejor.
En cuanto vi aquel teatro pensé en la mujer de Oklahoma U.S.A., y también en la loca de la Plaza de Arriquibar de Bilbao ( a esa que Mocedades le compuso una canción) pero quizás fue alguna vecina de la mamá de Ray , esa que trabajaba duro en la fábrica en plenos años cincuenta pero siempre ausente como  en otro planeta. ¿No nos pasa a los yonkis de la música que vivimos en otra galaxia en cuanto nos enchufamos nuestras fantasías animadas en forma de canciones? ¿No se sobrelleva mejor todo gracias a ello, fantasear que miramos por la mirilla de Muscle Shoals como los Rolling graban con la realeza del Soul sureño y quizás Wilson Pickett en el box de al lado o queremos estar en la Riviera francesa eternamente nada más escuchar el  Rocks Off? ¿Subidos en el tejado en la actuación de  Saville Row d elos Fab Four? ¿De compras por Carnaby con Winwood o Marriott?
El cine , como el r&roll, es otra droga dura y era justo la de esta pobre señora que vivía dentro de la pantalla, como bien dijo Mr Meeple, como la Rosa de Woody Allen ( quién sabe si el neoyorkino se inspiró en esta pequeña maravilla)
El abrigo de guata, el bolsito, los zapatos, el autobus double decker en el que va a trabajar esta solterona, todo lo ves, aunque no se cite por ningun lado,  las pistas la dan los arreglos, muy celestiales.
Aparte de todo, el verso quizás más mítico de la Historía Kinks es con el que comienza y acaba : 

All life we work but work is bore,
If life's for livin' what's livin' for.

Ya sólo por eso...Todo nuestra vida se basa en el engaño de vender nuestro tiempo y que otros ganen dinero comprándolo.
Ella vivía en una casa casi en ruinas pero todo su tiempo libre , dinero lo empleaba para ir al cine porque en realidad nunca se marchaba de él.
Escapismo, otra vez lucha de clases y trasfondo: Muswell Hillbillies pertenece a los trabajadores.Oklahoma U.S.A. es de las canciones pop más emocionantes que he escuchado nunca siendo su autor culpable de un montón de ellas más.
Pensemos en She´s leaving home que en englishness ninguna la puede toser, si las comparamos, nada tiene que ver la una con la otra porque una es pobre y la de Liverpool no. Las dos sueñan pero la de los Kinks sufre y es de carne y hueso, la tienes en tu vecindario aunque ahora fantasée con Clooney.

She´s far far away...esas últimas notas de bajo o de cuerdas de guitarra gordas (?), esa acordeón, me hacen siempre llorar, siempre.




Mención especial a la EXCEPCIONAL cover de Yo la Tengo del Fakebook ( imprescindible) Por cierto, Big Star también amaban a los Kinks y en cierta manera hicieron después lo mismo que ellos pero a la inversa ( fascinación por los UK desde los USA(



HOLLOWAY JAIL

they took my baby...
Genial e ilustrativo titulo de canción de en lo que se supone se basa la ensoñación del Muswell Hillbillies. 
Jail es carcel en american english pero este castillo-cárcel de mujeres del norte de Londres , ni Cristo lo conoce allí como jail sino como prison, o el castle. Casualidad en 1971, tambien demolieron parte de esta cárcel para hacerla más moderna pero cárcel se quedó.
Se trataba de combinar jerga cockney con palabras sureñas de los U.S.A. combinar los blues con el vaudeville británico. Un album conceptual y ese era el concepto, la gracia , la chispa, la tremenda ironía de relacionar un pais con otro, una absorción de una cultura rock, country y blues americana que en la Gran Bretaña de los sesenta caló bien hondo y se incorporó a su lenguaje, forma de vestir, distinción fueras rocker o fueras mod.
El caso es que esta canción "tapado" es bien profunda,  muy dura, basada en los sagrados acordes del St James Infirmary: nobody´s sing the cockney blues like Raymond Douglas Davies.
Una vida de una chica, su chica,  que se va al traste por las malas compañias, destinada a sufrir las penurias y envejecimiento prematuro que produce la falta de libertad, como esas vidas que ilustran el Nebraska de Bruce. Suena hasta la puerta de hierro de la celda, aquí no hay mucho espacio para la sonrisa, que si para la crítica del sistema,  es tremenda.
Quizás fuera la abuela de los Davies la que amenazaba a la hermanas de los Davies  con que fueran buenas porque sino iban directas al Castle, a la Halloway Prison...ese terror subyace, ese temor de infancia parece estar enterrado dentro de la columna vertebral de este otro hillbilly maravilloso. Oliver Twist a tope.
Los malandros del Soho a mi chica le engañaron dejándola el botín y no veas lo que eso duele, un relato , una historía llena de viñetas, de trazos maestros, no se anda por las ramas, igual que las canciones de Johnny Cash, muy presente en todos estos hillbilies, aquí no hay final feliz. También Randy Newman , otra vez,  en la misma longitud de onda, no ocultar al personaje marginal y dotarle de ternura para que genere compasión, identificación y heroicidad.
There ain't no pity, there ain't no bail.
No hay misericordia , ni fianza posible.Y esos coros soul de las chicas:They took my baby to the Holloway Jail...
¿Cuánto de esto aprendió un señor de la baja California llamado Tom Waits? Mucho.
Prison songs, Muswell Hillbilies como no podía ser de otra manera tiene su prison song y se llama Holloway Jail.

Nota: Si vamos mirando temas por canciones y comprobamos de qué fue ayer el programa Informe Semanal,  seguro que sus cuatro reportajes eran de cuestiones directa o indirectamente planteadas en esquema este grandioso disco que insisto, está entre los mejores de su ilustre carrera.
Lo bordaron, lo dejaron completo, sin ninguna fisura ni escape,  como los muros de Holloway Jail.

HAVE A CUPPA TEA

ENGLISHNESS
Costumbrismo pictórico, descripción de algo que hipnotiza: la englishness. También opio del pueblo en la vena socialista del Muswell Hillbillies que la tiene y grande. Have a Cuppa Tea es sublime en su infantilismo. Everybody must get stoned with Tea parece querer decir, lo que cura todos los males es el estar encerrados en el tópico, lo que sana la gota o alienta para salir a la calle es estar encerrados en los propios usos y costumbres. ¿Por qué nadie ha hecho algo aquí con el jamón pata negra?
El caso es que la canción es de parvulitos, la puedes amar o odiar con la misma intensidad que algunos recuerdos de tu niñez, es como esos souvenirs que venden en las tiendas de los laterales del Palacio de Buckingham pero no es de plástico, es de porcelana china.
En realidad, sirve tanto como un alegato de defensa numantina de la Village Green ( bien pudiera pertenecer a ese grandioso album) como un sarcasmo cruento hacía todo aquello que nos hace iguales e interesantes, aborregados y pacíficos para el poder establecido: ¿fútbol?)
El caso es que uno adora cantar por encima de esta taza de té e imaginar, imaginar todas las razones que diferencian a los ingleses y esa sensación de felicidad de sentirse distintos que tienen y esa fascinación que nosotros los del sur, los greco-romanos tenemos por ellos y su isla. 
Su lengua suena tan musical, cabrones, tan agridulce como el Té Earl Grey y esas casitas victorianas, esos ladrillos caravista, esas cortinitas cursis.Irresistible.
Ray está aquí venerando los refranes de su abuela ,  a la que casi estás viendo en Denmark Terrace. Es más, esta canción huele a full breakfast a bacon y huevo revuelto, a mantequilla y bollo de pan de semillas tostado y eso es una declaración de amor eterno por las pequeñas cosas, los pequeños placeres de la vida.

Halleluja Halelluja
Halleluja Rosie Lea.

Para Himno UK ya! God save "TEA" Kinks!

El video este es para colocar en el British Museum of Arts and Crafts. Por cierto, Dave es muy muy grande, en Muswell Hillbillies su toque , sus ideas, sus formas guitarreras y vocales, convierten lo modesto en lujo. Imprescindible Dave en el sonido Kinks, imprescindible el pequeño y apuesto dave en los Hillbilies.



sábado, 11 de mayo de 2013

HERE COME THE PEOPLE IN GREY

Vamos con la cara B , que estaba el Kinkdom muy parado.

Los desahucios, tan de moda en la actualidad pero siempre presentes aunque nunca fueran televisados. ¿Se le ocurrió algún grupo blanco de los sesenta en los setenta hacer un tema sobre que te dejen sin casa, te desplacen de tu barrio, te saquen de tu pecera?
Sólo a los Kinks.
Son así de listos y  eternos. Raymond las cazaba todas al vuelo y en sus observaciones no acudía a metaforas de estufas que tosen como Dylan sino a lo que le sucedía al vecino del primero y a las historias del  barrio, estufas que no funcionan, no que tosen.
Mirad esa barriada, la de la magnífica foto del interior de este vinilo mítico (formato necesario para el Muswell Hillbillies) preparada para demoler y construir flats y office apartments.
¿No os da un pena tremenda que ese Cats on Holiday,  que vaya usted a saber que vendía o suministraba, desapareciera para siempre? Ahí, atrincherados con sus campanolos  de colores cantosos y sus pintas de hippies suburbiales, estan sumamente encantadores. Como unos The Band de las colinas de Muswell, ni más ni menos.
Este blues-rock combativo, otra vez simple y de cejilla, trotero y encantador se centra en las putas mentiras de los señores del traje gris, que prometen el oro y el moro y luego te dan por el orto y de qué manera.
Toda la vida parece plácida, las cañitas en el pub, la señora Julie que te dice good morning por las mañanas pero llegas a casa y ahí está la jodida carta del Ministerio de turno: " en treinta dias..." te quedas sin caña, sin sonrisa de Julie y sin casa. Pero no te preocupes  que vas a ir un mejor lugar, a un sitio funcional que te va a facilitar la vida un montón, porque somos los precursores de políticas sociales y por ello Usted nos debe votar y estar eternamente agradecido.
La burocracia, el Estado que todo lo controla, la miseria a la que todo ello conlleva a la larga, el destrozar cultura arquitectonica y humana por que sí, la rebeldía inútil del individuo frente al grupo y yo que sé cuantas cosas más se incluyen en este nuevo tratado de comunismo de taberna con el sonido del más clásico de los rock and rolles. Siempre que la escucho , me pone en marcha, me encantan los versos: ( ¿un guiño o otra ironia frente al Revolution de los de Liverpool?, lo cierto es que este es más creible)

Gonna pass me a brand new resolution
Gonna fight me a one man revolution 


Eso y la perspectiva de vivir en tiendas como los indios tras la demolición, me saca siempre la sonrisa de la cara.

Como dice uno en youtubeJust bought this vinyl for $2 at a junk sale. One mans trash can be another mans treasure! ( compre este vinilo en restos de saldo por dos libras, o como la basura de un hombre puede ser el tesoro de otro) Nada , que el paisano ha resumido esta pequeña joya, lo ha clavado, la canción y el disco. Cada vez pienso que es más obra maestra de lo que se le considera y con este nuevo revolcón ahora escrito , más. No quiero que acabe nunca Muswell Hillbillies.




miércoles, 1 de mayo de 2013

COMPLICATED LIFE

LIFE IS OVERRATED - LIFE IS COMPLICATED





                                             
Complicated Life es el cierre perfecto de una cara A espectacular de un disco que fluye impecable y sobre todo y lo que le diferencia del Village Green Preservation Society, Muswell Hillbillies es extremadamente working class.
Hoy es el día del trabajador y viene al pelo comentarla.
Musicalmente es un country-blues sureño otra vez sencillo, pastiche, muy del gusto también de los Stones de la época,  lo que sucede es que los Stones importaban U.S.A.  y los Kinks exportaban U.K. , es decir, llevaban la capital del Imperio de la Reina Victoria directamente al mismo centro de la Highway 61, nunca eran impostores con el acento ( como he leido que es Billy Bragg es su nuevo disco) porque siempre sonaron ingleses, de pura cepa. Mick copiaba descaradamente a Don Covay pero Ray no quiso tener un  referente vocal del pasado a quien imitar, era él, quizás por eso siempre fueron segundo plato. Y su temas no tenían como protagonista  una putilla de honky-tonk de Virgina consumidora de brown sugar sino un putón verbenero de East Finchley , con abrigo de paño verde botella, adicta a la lager del pub de la esquina, consumiéndola todas las tardes en cantidades industriales.
Estamos ante otra sátira sobre los cimientos de la vida moderna, sobre la sociedad capitalista que basa el bienestar del individuo en el contrato de trabajo: obligaciones en principio recíprocas que se convierten pronto en unilaterales, un engaño vamos. Te quedas en el paro y a callar. Y si es complicado seguir trabajando , lo es más sin trabajo. no es fácil huir de la complicated life.

I can't go to work cos I can't get a job,
The bills are rising sky high,
It's such a complicated life,
Gotta stand and face it,
Life is so complicated.


Se trata de tenernos pensando en lo siguiente cuando todavía no hemos disfrutado de lo presente. Y ese La de da da da es lo que le da la chispa al lamento, es la alegría, la humanidad, la resignación, el escapismo que es al fin y al cabo lo que suponen las canciones, reírse de uno mismo y dejar a las claras con suma ironía que no somos tontos. La frase "la vida está sobrevalorada" es un genialidad (de estampársela en una camiseta) y una verdad como un templo pero cuando escuchas a los Kinks , uno de los placeres de la existencia, pones en duda esa máxima. The Kinks are underrated, de eso no tengo ninguna duda.
Si ya sabemos cual es la clásica canción de borrachos en última ronda, ésta sería la  apropiada para lo que nos está pasando, estos últimos coletazos que padecemos del capitalismo más terrorista en el que los inversores acreedores se han hecho con el control de nuestras complicadas vidas. Got to get away from, you got to get away from!
Lo dicho, en 1971, es un disco discreto se encerraron las verdades, pecados y penitencias  de la civilización occidental, depuradas, alegres, irónicas, entretenidas y talladas para siempre en un mármol llamado vinilo.Adoro MH.


martes, 30 de abril de 2013

ALCOHOL


OH DEMON 
Los nacidos en los primeros sesenta , por lo menos en éste país, estamos marcados por una especie de atracción por la englishness derivada de ver películas como Oliver Twist, mucho orfelinato , mucha fachada de ladrillo rojo oscuro por el efecto de turba quemada, mucha escena de maltrato en el dead-end street del tutor de turno y mucha tetera,  circo, guantes de lana sin dedos, castañeras y papel pintado, como el del fondo de este Kinkdom. La serie Arriba y Abajo lo remató,  ya algo más mayorcitos.
El caso es que esas películas con interludios musicales de niños abandonados de caras sucias, nos abrieron los ojos a cierta ensoñación romántica con la ciudad del Támesis que ya venía desde Peter Pan y Mary Poppins y a un interés por el lado oscuro de la vida que allí se intuía. Algunas escenas eran fuertes de verdad con esa música de titiriteros, muy del este de Europa. Madre de Dios la escena de Miguel Strogoff cuando le ponen en los ojos la espada incandescente, aquello era gore del bueno.
Por eso,  el impacto que nos produce Alcohol, la canción oscura del Muswell Hillbillies, es aquel pero algo estructurado,  la oscuridad en fondo y forma. 
En todo cuento tenemos una escena de terror, en este larga duración, ese momento transcurre durante la ejecución de  Alcohol.
Tom Waits no nació en los sesenta pero desde luego también sintió fascinación por los barfly y todos esos seres con sus propios códigos de conducta fuera del los de la gente corriente que como mucho paga una multa cada dos años.
Otra vez, en lo musical los sonidos del Ejercito de Salvación, otra vez ese sonido de banda de Nueva Orleans de garrafón, otra vez lo que le encanta a Randy Newman ( su Guilty de 1974 es prima hermana y quizás nació de Alcohol, quién sabe), otra vez un relato sencillo y sublime de los derroteros a los que la vida te lleva,  por decisiones equivocadas por amores que matan. Retratista.
Oporto , Pernod o Tequila, lo que sea por escapar del infortunio constante. El caso es que temas como la violencia doméstica, sufrir la traición , la marginación social y el refugio personal en el exceso, ese pecado capital  como otra opción vital más,  se dan cita en esta pieza sublime y clásica, con un acabado de maestro armero.
Estamos en terrenos que pocos han sabido manejar con tanta destreza: un ejemplo a la contra, John Lennon era un genio y podía hacer que una frase sonara perfecta ( poesía sonora ) pero Ray tenía un plus, poesía sonora y humana (poesia) entendible y nada pretenciosa pero siempre universal. Comparar es de necios, lo sé pero lo utilizo para ver la valía de este hombre nunca valorado lo suficiente.
El resultado: sus canciones envejecen sin arrugas o lo que es lo mismo, no cumplen años.


A sinner who used to be a winner. Interpretación SENSACIONAL, o ¿es que os pensabais que Tom Waits había inventado las canciones de borrachos? Vodevilesco, tremendo Ray, de los artistas más geniales nacidos en el siglo XX. El retratista del siglo XX.Dickensiano en Alcohol. Y como dice eso de " hay pecadores por aquí"
Tíos,  estoy colgado, colgado de nuevo con este disco, sólo me produce pleno placer meterme a hablar de él. !Qué nunca acabe por Dios!




domingo, 28 de abril de 2013

SKIN AND BONE

NATUR HOUSE BOOGIE BOOGIE

No dejamos de hablar de la Crescent City tan fácil en los Hillbillies. Skin and Bone es puro Fats Domino, para más inri apodado The Fat Man, uno de los grandes, uno de los padres del invento, el genio gordo de Nueva Orleans.
Esto lo digo porque una canción que contraponga la alegría de estar gordo en ritmo y homenaje (uno lo está,  por eso le mola) con un cuento sobre lo absurdo de la anorexia , los regimenes de adelgazamiento, las dietas milagrosas y la falsa concepción de  que la vida es sacrificio para que el resto te vea tu bonito palmito, bueno o casi ni te lo  vea como le sucede a la pobre protagonista de Skin & Bone, la antes oronda Annie, te hace dar aplausos ante la ya aludida sencillez chaplinesca del señor Davies que impregna más que ninguno este singular y emotivo disco.
Rocanrolito, divino tesoro, la intro boogie-boggie, los vientos, todo es un homenaje a los Dioses del Olimpo del R&Roll, todo aderezado con mucho humor. La Orquesta Mondragón trataron de ser un poco Kinks en sus ponte pelucas y demás, circenses, ácidos, soltar la carcajada, también eran unos grandes músicos.

Ser  esclavo del peso, olvidarse de lo absurdo que es olvidarse temporalmente de ser feliz. Where are the buttered scones? jajaja ¿Dónde están esas galletas con mantequilla escocesa que son una bomba y que te llenan en un minuto escaso de placer y en diez minutos posteriores de arrepentimiento ? ¿Todo lo que nos brinda la existencia para ser felices merece la pena tirarlo por la borda para ser un mero "saco de huesos"? ¿Aquí en Euskadi nos veis a nosotros renunciando a nuestros pintxos y nuestra cultura culinaria todo por ser "piel y huesos"? Lo intenté una vez pero no sé si seré capaz de intertarlo de nuevo, la cabra tira al monte, no quiero perder los amigos como Annie, quiero ser un gordo feliz , no un saco de skin and bones.

Faltan los gimnasios en la letra pero bueno,  se habla de la tabla de ejercicios.
En resumen Skin and Bone es eterna, atemporal e imprescindible.Otra lección de sabiduría popular y cultura occidental heredada de la Grecia clásica, de la que seguimos siendo esclavos. Los polos Fred Perry le quedan mejor a los delgados pero sigo pidiendo con el redondo pure Maggie (mashed potatoes). ¿Por eso dejo de pillar en rebajas un Fred Perry? No, Esa es, nuestra contradicción, Skin and Bones.

*Recomiendo comprarse la box set de varios cds de Fats Domino, imprescindible, piedra roseta.Luce básica de armario en mi balda.




sábado, 27 de abril de 2013

HOLIDAY

OH WHAT A LOVELY DAY TODAY

Si tienes que dar una charla sobre lo buen cronista que es Mr Raymond Douglas Davies acerca de los usos y costumbres de sus compatriotas británicos y de alguna manera, por su simpleza, de toda la parte occidental de la Humanidad, que sea con Holiday.

A ritmo cabaretero escuchar cosas como la que sigue, son clases de metafisica popular de un sentimiento que todos hemos experimentado: no se consuela el que no quiere.

Vale , hace un tiempo asqueroso pero estamos de vacaciones, nos hemos escapado de las trampas urbanas pero esa misma sensación de libertad condicional es otra trampa. 
A la clase trabajadora dale unas vacaciones ( sent them away),   para que se haga a la idea de lo que  deja once meses atrás , de malos rollos  , de mala hostia y lo poco que le queda para continuar con dicha tortura. Todo se basa en un espejismo, en un engaño, en un caramelo.

Lookin' in the sky for a gap in the clouds,
Sometimes I think that sun ain't never coming out,
But I'd rather be here than in that dirty old town,
I had to leave the city cos it really brought me down.

Una descripción precisa, sencilla como siempre en Ray pero que con esa forma musical detrás se puede interpretar a tu gusto: sensación placentera no más de las vacaciones aunque llueva un carajo o el supino aburrimiento de irse a achicharrar a las playa del Algarve cerca del snack bar para aparentar que has estado de vacaciones, querer volver de color fresa y quedarte con la crema solar sin absorber ¿Quién no ha visto esa estampa tan inglesa como el Parlamento y el Big Ben? Pasearos por Lagos (Portugal)

I'm breathing through my mouth so I don't have to sniff the air. (dominio del lenguaje)

Puede que os parezca una sinsorgada de canción pero sólo sé que los de Muswell acertaron de lleno con el sonido de Nueva Orleans para trasmitir el mensaje y que tengo por costumbre escucharla cuando comienzan mis vacaciones y tratar de cantar por encima con ese insultantemente musical acento cockney de macarra ilustrado con el que está cantada. Una joyita, otra clase de vida, otro manifiesto comunista instantáneo.

Por cierto, en este punto primos hermanos con Randy Newman. The Good ol´Boys! Randy & Ray. Favoritos de mi corazón.

miércoles, 24 de abril de 2013

ACUTE SCHIZOPHRENIA PARANOIA BLUES

Despues del lucimiento y la progresión salvaje del 20th Century Man, los chicos cambian el tempo con un simple pero efectivo sonido Brass Band de New Orleans orientando el album claramente viejo blues.
Sin embargo, es puro Music Hall , ese que viene del viejo jazz que, a su vez viene del blues y en eso los Kinks son unos auténticos maestros. Bastaría ilustrar la Historia completa por tomos de Inglaterra con sus canciones y aunque suenen a Mississipi siempre te parece que éste es un afluente del Támesis, the dirty old river.

A ritmo de funeral de la Big Easy se calzan un tratado de la paranoia esquizoide del hombre moderno y de la sensación de sentirse perseguido, no querido y totalmente aterrorizado por la sociedad. En vez de everybody must get stone ( curiosa la coincidencia con otro tema de Dylan puro brass band, Rainy Day Women) aquí sustituimos, el estribillo por everybody must be paranoid.
El banjo , la tuba y la voz vacilona y arrastrada de Ray se empastan como si hubieran nacido para vivir eternamente. Ray es un cantante siempre a tiempo con la nota, un grandísimo cantante.
Menos de cuatro minutos de vodevil y ya sabemos de que va Muswell Hillbillies: sencillo en las formas, simple en las letras. Los Kinks son así, no se andan con rodeos para lanzar el mensaje, son claros, limpios como el cielo un día de fuerte viento y ese es su tremendo mérito y por lo que no son like everybody else.
Comparemos y veamos las coincidencias con Rainy Day Women de memoria: Dylan siempre fue una influencia en el Principe de Muswell Hill, su acidez, su expresión, su precisión, su inteligencia, su sabiduria popular condensada con sílabas oportunas y ocurrentes, su condensación, dos genios. Y a los dos les gustan las camisas de topos...no falla!



lunes, 22 de abril de 2013

20th CENTURY MAN

Con los Kinks uno es muy freak y tuvo su época de ferias del disco, pillando eps y 45rpm.
Además éste me era irresistible por esa foto outtake de la cover, los hipsters del barrio, los melenudos en el pub, dando el cante.
CALIFICACIÓN: CLÁSICO DEL DISCO
La canción es quizás el monumento del Muswell Hillbilies, musicalmente una talla labrada en diferentes tiempos, donde los nuevos instrumentos esperan su ocasión para ir embelleciendo y llenándo  de matices un simple blues rock,  clásico, brioso y perfecto para dar con la llave de contacto para un un disco que se rueda en un suspiro, de principio a fin.
Importantes los primeros acordes de guitarra folk que nunca dejo de escuchar agudizando el oido y dando al repeat ( me encantan).
Esta canción es de la familia de It´s all Right Ma (I´m only Bleeding), Street Fighting Man o Dancing in the Streets, es la prima pobre y desconocida pero con el mismo talento que sus famosas parientes. Puede que no tenga la poesia de la de Bob, la subversión de la de los Stones, ni el candor de la perla Motown pero eso es porque es lenguaje obrero, puro y simple, frases de la calle, saber pillar la metafisica de barra de bar. Ray como Newman, un genio en el arte de convertir en arte el día a día, las historias cotidianas. El cronista ácido, el bufon eterno y las paletas separadas por donde escapa su dulce veneno.
Es revolucionaria, visionaria, real y por siempre joven y tiene ese poderío de las canciones de las óperas de los Who, es realmente mod: individualista, como siempre que escribe Ray y cuenta la desdicha de pertenecer al siglo XX cuando uno prefiere estar retirado en el aburrimiento del suburbio y sus viejas costumbres, el retrato de la locura de la civilización occidental que aún continua y se agrava, en el XXI.
Los párrafos de Da Vinci y Shakespeare son antológicos. Sólo por como dice Tiziano...
Es una escapada a la libertad como la de Bruce con su Mary en Thunder Road pero aquí para huir de la agresión de los nuevos tiempos, de la prisa y del falso estado del bienestar que se paga con funcionarios, con la falta de libertad y con estar hipotecado de por vida. Destacar su ritmo revolucionario. 20th Century Man es una las mejores canciones del catálogo de los chicos y una habitual de sus setlist porque se escuchaban los ecos de los estadios de los USA donde iban a triunfar en otra de sus reinvenciones surrealistas.
En el 2:38 , el arpegio de Dave hace pasar de la tentativa a la acción, de la duda a la determinación, pedazo de arpegio, sensacional arreglo y uno de los momentos Dave, period.
Las notas ácidas y descomunales del órgano de John Gosling  suenan como cocteles molotov frente a la estupidez reinante, suenan rebeldes, suenas a gloria. A veces no sabemos que "Simpatia por el Diablo" tenía una prima al norte de Londres, a veces somos  injustos, a veces no nos damos cuenta de que la gente del siglo XX nos quito todo lo que teniamos y que "tenemos que salir de aqui , tratar de buscar una solución..." pero siempre con los Kinks, fieles a los Kinks, los Charles Chaplin del rock and roll.

Transcribo un comentario de you tube que resume la pedazo canción de marras:

"Esto es el jodido rock and roll verdadero, de donde vino lo mejor del siglo y de nosotros mismos, dónde demonios se perdió tanta fuerza y lucidez en la música de ahora??"   Kinkdom responde: AMEN

Oh no, en este youtube no están los mágicos acordes folk iniciales! Por cierto el puente es narcotizante y kinky como pocos y como vuelve a los acordes roqueros...guauuuu! masterpiece!